La Biblia tiene su museo

En la CDMX hay un museo llamado Maná. Fans de la banda, no se emocionen. Este no es un espacio sobre Fher y compañía, sino dedicado a la Biblia, uno de los únicos del mundo especializados en este tema.

Cristian Gómez es un filósofo y teólogo que, en 1974, empezó una colección de lo que él describe como el libro más leído, traducido y perseguido de la historia. En 2000 fundó este museo para compartir ese acervo con la gente. Después de pasar por un par de sedes, se instalaron para siempre en una casona de la colonia Tlaxpana, un barrio histórico pero no precisamente conocido por su oferta cultural. Por eso, la locación inesperada abona a la sorpresa de tener un lugar como éste en la ciudad. Además, el letrero es chiquitito y discreto. Sería difícil adivinar qué hay detrás de la fachada.

La colección está formada por más de tres mil biblias diferentes, desde ejemplares en los idiomas originales (hebreo, arameo y griego) hasta traducciones a lenguas de todo el mundo y las más de 60 originarias de México, pasando por biblias en miniatura, biblias para niños y biblias en diferentes soportes: audiocasete, CD, disquete o una app para los primeros celulares inteligentes.

Ahora mismo y durante todo 2019, hay una exposición dedicada a la Biblia del Oso, la primera traducción completa al español. Fue una traducción que hizo un monje llamado Casiodoro de Reina en 1569. Es decir, es su aniversario 450. Estuvo prohibida durante 400 años y fue tan perseguido que, de los 2,600 ejemplares originales, sobreviven no más de 30. ¡Y aquí tienen uno!

Aparte de las salas de exhibición, en el museo hay conferencias, talleres, conciertos y cursos de largo aliento (o sea, casi casi carreras) de teología, ciencias de la Biblia, música sacra e idiomas.

El Maná, Museo de la Biblia está en Tonantzin 31, en la colonia Tlaxpana, muy cerca de Metro Normal. Abre de martes a sábado, pero es mejor llamar al 5591 0139 o 5672 0007 para concretar una cita y recibir atención personalizada.

Compartir
Artículo anteriorGuía para encontrar buenas ofertas
Artículo siguienteSolución sudoku: 16 noviembre 2018
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.